29 agosto 2006

Pensamientos sobre la voluntad de Dios y nuestro propósito en la vida


La interrogante del propósito de nuestra vida es tan vieja como la humanidad misma, y para nosotros los cristianos la respuesta, aunque es más matizada y precisa, sigue siendo una cuestión crucial. ¿Qué quiere Dios para nosotros?

A veces pensamos que Dios quiere cosas específicas en nuestra vida, que ya ha destinado, por ejemplo, la carrera que voy a estudiar, la universidad a la que voy a ir, la persona con la que me voy a casar, el número de hijos que voy a tener, las enfermedades que me van a venir. ¿Es así de determinístico el asunto? ¿Ya definido, claro, cerrado? ¿Dónde queda la libertad humana entonces?

Es cierto que a veces Dios elige gente para funciones concretas, como el nazareato, algunos roles proféticos, algunos reinados, y por supuesto la labor de Cristo mismo. Pero, si Dios escogió a David o a Isaías (desde el vientre de su madre), ¿basta su ejemplo para generalizarlo a todos los casos? ¿A mi caso, a tu caso?

Voluntad de Dios y libre albedrío, equilibrio complejo. ¿Dios quiso que esté sentado en este escritorio en este banco en este día, o es que esta circunstancia es parte de mi esencia voluntaria? Porque el hecho que Dios conozca previamente el resultado de mi elección no implica que haya interferido en ella necesariamente.

Yo en lo personal creo que Dios tiene cosas que definitivamente quiere que hagamos, o sea, existe un propósito general para nuestra vida, y otras cosas que Él ha decidido, en su Voluntad omnisciente, ponerlas en nuestra cancha, dejarlas a nuestra absoluta discreción, sin que se meta en el tema, lo que no implica que no nos ayude si se lo pedimos en oración.

Lo que quiere que hagamos, o sea, nuestra misión en la tierra, tiene tres aristas que les comenté antes en dos ocasiones: relaciones con la creación directa material (el medio ambiente), la creación directa inmaterial (las relaciones sociales de todo tipo), y la creación inmaterial (el mundo espiritual). Las dos primeras implica que nosotros como evangélicos abandonemos nuestro aislamiento tradicional y nos involucremos más activamente en el mundo, comprometiéndonos con su problemática. La tercera ha sido desarrollada bastante bien en “Una vida con propósito”: Estamos aquí para agradar a Dios, para pertenecer a la familia de Dios, para ser como Cristo, para servir a Dios, para una misión de predicación.

Salvo excepciones como llamados específicos de Dios o peticiones puntuales (que pueden incrustarse en lo que viene después), para el resto de cosas la libertad humana tiene potestad: carrera a elegir, trabajo a realizar, lugares de residencia, ¿persona con la que uno se casará??

Espero comentarios.

Saludos,

Abel.

2 comentarios:

Marcos Paredes on 4:46 p. m. dijo...

Aqui les mando un link que encontre, me parece interesante.

http://www.ministeriosprobe.org/docs/voluntad_de_dios.html

Saludos!

Marcos.

Anónimo dijo...

pienso que Dios ha dejado su palabra pa darnos unos parmetros o margenes entre los cuales quiere q nos movamos... detalles como los q hababa Abel, creo q estan planeados (por Dios obviamente, porq no creo q nada escape a su control) para ser determinados por nuestras elecciones. Es como en el Eden... Dios fijo lo q no se debia comer... pero no hizo ninguna "recomendacion" de si un arbol era mejor q otro o algo por el estilo.
Sin embargo, tengo una contradicción:
si por un lado creo q debemos confiar en que los deseos más profundo de nuestro corazon nos llevaran a tomar las mejores decisiones; qué hacer con el vs q dice q el corazon del ser humano es lo más engañoso de todo.
Pienso que es por eso q necesitamos tanto una dependencia del Espiritu Santo... pa que en combinacion d ambas cosas: profundos deseos del corazon y guia del Espiritu podamos escoger lo mejor.
Claro q luego viene la pregunta: q es guía del Espíritu? pero bueno, creo q es otro rollo digno de otro tema =)
Todo esto, son solo ideas q vinieron a mi cabeza al leer lo q Abel puso.
Seguro lo conversamos el jueves.
Saludos pa todos!
Franccesca

Followers

 

Enderezando la senda. La plantilla es la Revolution Two Church theme diseñada por Brian Gardner, convertida a Blogger Template por Bloganol dot com | Distribuida por Deluxe Templates