06 setiembre 2006

Alguito sobre Tolerancia


Meditando un poco acerca del tema de esta semana, me fue inevitable llevar el tema a una dimensión bastante más amplia que la que nosotros los simples mortales nos movemos. Me fue inevitable pensar en el reciente conflicto entre Israel y el grupo armado terrorista Hezbolá que conllevó la destrucción parcial del Líbano, me fue inevitable pensar en el conflicto armado entre Chiíes y Suníes al borde de la guerra civil en Irak, me fue inevitable pensar en el conflicto entre hindúes y paquistaníes por la región de Cachemira, me fue inevitable pensar en el genocidio de Musulmanes, Albanos y Kosovares en la guerra de los Balcanes en la antigua Yugoslavia, me fue inevitable pensar en mi reciente visita en Alemania a un campo de concentración de donde tuve que salir literalmente llorando por el horror del régimen Nazi, me fue inevitable pensar en las décadas de terror en Irlanda del Norte por el conflicto entre protestantes y católicos, me fue inevitable pensar en el reciente genocidio en Sudán que conllevo la muerte de 2.2 millones de cristianos y del que nadie le interesa hablar por que evidentemente en ese país no hay petróleo. Lo cierto es que me podría pasar el día entero hablando de conflictos y conflictos en la historia mundial para los cuales yo encuentro tan solo una respuesta y es precisamente la INTOLERANCIA. Evidentemente quiero aclarar que no considero que todos los conflictos en el mundo estén relacionados con la intolerancia, pero creo que la gran mayoría de ellos tienen un componente en menor o mayor grado.
Voy adelantando a las personas que lleguen a leer esto que no encontrarán al final una tesis elaborada ni una respuesta, pero si les comparto mis preguntas y dudas pues considero que no solo de respuestas esta compuesta la sabiduría sino también de las preguntas adecuadas.
Yo creo que el ser humano siempre en mayor o menor grado es intolerante dependiendo de la cuestión a la cual se le proponga que muestre tolerancia. Es decir, si a un musulmán se le propone que sea tolerante con las mujeres usando bikini en la playa, es casi como que le pidas que se pegue un tiro en la sien, lo cual para nosotros puede resultar intolerancia, pero que si le pedimos a un "occidental" que tolere la poligamia, ya me imagino a George W. Bush saltando de la estatua de la libertad antes de permitir algo así (Quizás a Clinton le hubiera agradado mas la idea ;)…), algo que es totalmente normal en países musulmanes. Ojo que con esto no quiero decir ni que apoyo la poligamia ni que estoy en contra de las mujeres en bikini en la playa. Lo que quiero mostrar es que en el mundo en que nos encontramos hoy en día la intolerancia esta directamente relacionada con la cultura en la que crecemos, los valores que nos han sido inculcados y muy especialmente por el concepto que tenemos de dios. Creo desde mi punto de vista que las comunicaciones y la "reducción de las distancias" mundiales, así como la globalización han ido a una velocidad mucho mas rápida de lo que los seres humanos hemos sido capaces de asimilar la diversidad que tenemos a lo largo del planeta. Ante esto, antes de meditar y pensar en la realidad del que se encuentra al otro lado del planeta, nos hemos puesto a criticar su manera de vivir por considerarlo "malo", eso si, poniendo como bandera o argumento imbatible, al propio dios o religión. Me saltan a la mente, los tribunales de la santa inquisición instaurados a lo largo de todas las colonias americanas con el fin de "salvar" el alma de los indígenas y no encuentro demasiada diferencia entre la actitud social de la época y la actitud social que tenemos ahora frente a otras religiones o pensamientos diferentes, claro está que ahora mismo la diferencia fundamental es que no nos atreveríamos a torturar o matar a alguien por algo así..... ¿O si? La pregunta que surge a continuación es, ¿por qué poner a dios como argumento final?, yo creo que la respuesta es simple, por que para cada persona, su dios es lo único absoluto. Frente a esto, creo que nosotros los cristianos tenemos que plantearnos muchísimas cosas,¿cómo actuamos frente a los dioses de los otros?, si les tratamos con tolerancia, si es correcto mostrarnos como la única solución al dilema universal de "¿cuando me muera que?", ¿ no nos vendría bien un poco de modestia y dejar de creer que tenemos la única respuesta?, quizás de esa manera, podríamos encontrar más receptividad en el resto de personas que no comparten nuestro pensamiento, finalmente, creo que al menos los cristianos gastamos saliva tratando de convencer a la gente de nuestra fe, quizás debiéramos concentrarnos mas en que nuestro propio Dios no nos ha dado la vida eterna para cuando muramos sino para empezar a vivirla ahora mismo, ¿no creen que ese argumento de empezar a vivir una vida a lado de Dios desde hoy es el argumento mas grande que puede existir frente a cualquier fe?, un argumento vivo, así como lo fue Jesús en su tiempo, un Dios vivo. Yo creo que el día que nos empecemos a concentrar en hacer eso, el propio amor de Dios nos va a permitir amar al musulmán, al católico, al budista, al animista, etc. En ese momento, los conflictos de los que hablaba mas arriba, dejaran de existir pues nos daremos cuenta de lo efectivo que es el argumento de "vivir la vida de Jesús" y hasta podríamos aprender algunas cosas de ellos, o es que ¿solo nosotros estamos en lo correcto en todo? ¿No será un poco de soberbia?

0 comentarios:

Followers

 

Enderezando la senda. La plantilla es la Revolution Two Church theme diseñada por Brian Gardner, convertida a Blogger Template por Bloganol dot com | Distribuida por Deluxe Templates