26 setiembre 2006

Apuntes reunión 21 de Septiembre


Vimos en la reunión que la redención de Dios para con la humanidad es completa, y el proceso reconciliador incluye cuatro aspectos fundamentales:

1.- Reconciliación con Dios

2.- Reconciliación con nosotros mismos

3.- Reconciliación con la creación material

4.- Reconciliación con la realidad social

La misión de Dios confluye con estas cuatro reconciliaciones, se enlaza con ellas y genera una reacción en nosotros los creyentes, que buscaremos enlazar nuestros dones y aptitudes personales con dicha misión. Por ello, pensamos en voz alta en algunas actividades (que no necesariamente se circunscriben estrictamente a cada punto):

1.- Reconciliación con Dios: Un tema muy visto en la Iglesia a través de los años que no hemos discutido en esta ocasión.

2.- Reconciliación con nosotros mismos: Solución de dilemas existenciales (carrera a estudiar, la fe y el hacer), los problemas de autoestima (algunos creen que la iglesia baja más la autoestima del nivel en el que se encuentra), el ser humano con sus propias habilidades y su nexo con Dios (aquí vimos temas como el arte y el rechazo a éste. Alguien comentó que en el sentido de nuestras habilidades y su nexo con Dios la iglesia debe pedir perdón a la sociedad por haber sido tan restrictiva con la gente), el ser humano como creador de cultura, el ser humano como creador de ciencias sociales y de conocimiento que se vinculan con Cristo y con Dios (aquí pensamos un poco en el tema de la educación de la gente. La iglesia no educa, a veces ni siquiera a nivel teológico e inclusive hay un desprecio por el conocimiento).

3.- Reconciliación con la creación material: Abrir conciencia en temas ambientales y de conservación. El tema de la minería, los desechos producidos por los seres humanos, la depredación de los recursos y el uso de la energía. En nuestro caso debemos pensar en nuestro entorno directo: la ciudad de Lima.

4.- Reconciliación con la realidad social: El tema de la mujer (subyugada), la familia (representada en la Constitución como elemento básico de la sociedad pero cada vez más devaluada. Además conversamos sobre el tema de las escuelas para padres), los marginados en general (presos, homosexuales, personas discapacitadas y “especiales”, ancianos, grupos étnicos, enfermos de SIDA y de otras enfermedades), el tema enorme de la pobreza (¿asistencialismo o desarrollo?), la política (a propósito del tema de Humberto Lay y de George Bush), el rol profético de pronunciarse ante los acontecimientos, que hemos olvidado absolutamente (¿Por qué la iglesia no dice nada?).

En base a lo anterior dijimos que hay que aprovechar los avances existentes en otros grupos de creyentes que han estado trabajando en temas específicos, y además que PRONTO debemos hablar un poco menos y comenzar la labor directa en estos cuatro campos de acción de la misión, según las inquietudes que Dios ha puesto en nuestro corazón.

Si olvidé algo, por favor, que alguien lo mencione.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo solo agregaria reconcilición con la vida, no sé, creo que Dios no da motivos para disfrutarla, para vivirla, para amarla. Por qué hay suicidios, por qué hemos deseado alguna vez morir, o por qué no le damos a la vida en este planeta, tal y como somos, el valor que tiene.
Sandra (la T)

Followers

 

Enderezando la senda. La plantilla es la Revolution Two Church theme diseñada por Brian Gardner, convertida a Blogger Template por Bloganol dot com | Distribuida por Deluxe Templates