30 octubre 2006

Videos adicionales

0 comentarios

Hola a todos.

Aquí les paso un par de videos extra del programa de TV que hicimos hace poco.

Video 1



Video 2




Saludos,

25 octubre 2006

A summary for "The new tolerance..."

0 comentarios

A summary for

“The new tolerance: how a cultural movement threatens to destroy you, your faith, and your children”
by Josh McDowell & Bob Hostetler

In the past, tolerance was commonly understood to be the recognition and respect of others’ beliefs, practices, etc. without sharing them. In fact, there are many verses in the Bible that speaks about traditional tolerance. For example, Romans 12:16 “Live in harmoney with one another. Do not be proud, but be willing to associate with people of low position. Do not be conceited.” And Romans 15:7 “Accept one another, then, just as Christ accepted you, in order to bring praise to God.” The list of verses continues: Romans 12:18, Ephesians 4:2 and 4:32, Galatians 6:10 amoung many. Traditional tolerance allows us to listen to and learn from other perspectives, cultures, and backgrounds. It allows us to live peaceably alongside others, in spite of differences. And it allows us to accept other people, regardless of their race, creed, nationality, or sex. Traditional tolerance differentiates between what a person thinks or does and the person himself.

Unfortunately, there is a new definition of tolerance that states that every individual’s beliefs, values, lifestyle, and perception of truth claims are equal. Your beliefs and my beliefs are equal and all truth is relative. Stanley J. Grenz writes in his book “A Primer to Postmodernism” the following: “Truth is relative to the community in which a person participates. And since there are many communities, there are necessarily many different truths.” And Don Closson states “Since there are multiple descriptions of reality no one view can be true in an ultimate sense... Since truth is described by language, and all language is created by humans, all truth is created by humans.” So in the end what we have is this: All “Truth” Is Equal.

Look at the differences between Traditional Tolerance and the New Tolerance





Fortunately, we know not ALL are equal. Look at these following examples: the Ku Klux Klan; any racial, gender, or ethnic supremacist groups; organized crime; nor anyone ambitious for power and uses it without regard to considerations of morality. Even the Bible states not all are equal. In Jeremiah 10:10 it reads “But the Lord is the true God..” and Deuteronomy 6:18 says “Do what is right and good in the Lord’s sight.”

What does “All “Truth” is Equal” mean? What does it imply? Read the following phrases commonly used in new tolerance lingo.

“Let people live the way they want to live.” In other words, we all decide our own personal right and wrong, and we leave everybody else alone.
“What is wrong for one person is not necessarily wrong for someone else.”
“You must agree that another person’s position is just as valid as your own.” In other words, YOU MUST GIVE YOUR: approval, endorsement, sincere support, and participation to their beliefs and behaviors.
“There is no Absolute Truth.” [Definition of Absolute Truth: a right and wrong that applies to all people, all times, and all places]

The last statement “There is no absolute truth” is extremely dangerous. Without absolute truth we cannot distinguish from right or wrong, thus we are unable to resist temptation and choose right. The question is, will we choose to follow the crowd? Or will we believe there is a right and wrong and let the world “think it strange that we do not plunge with them into the same flood of dissipation, and [let them] heap abuse on [us]?” I Peter 4:4

What can we do?

First, we need to “understand the times” like the men of the tribe of Issachr, who then knew what Israel should do, beecause a problem well-defined is half solved.

The basic premise of postmodernism and the new tolerance is that there is no difference between who a person is and that person’s beliefs, behavior, culture, or lifestyle.

Who I AM = What I Do

So, if we were to judge a belief, behavior, culture or lifestyle, we would be judging the person. But the Bible says differently. We are created in the image of God to be individuals, not cultures or communities. The Bible also states that our behaviors and beliefs, although they do not define us, do affect us: “But your iniquities have seperated you from your God” Isaiah 59:2. The verse reads “iniquities” not “you,” showing a clear distinction between the acts and the person. Look at what happens with the new tolerance of postmodernism, when all “truth” is equal or “truth” does not exist:

truth dies
virtue disappears
justice perishes
conviction disappears
faith is silenced
the individual becomes tyrannical
human rights disintegrate
feelings become dominant
nature is exulted
extremes become the norm

Postmoderism states that logic and linear thought are Western and therefore oppressive. It is necessary to believe two or more contradictory things at the same time. And following the pattern of George Orwell’s 1984

Nonagreement is Phobia
Nonconformity is Hate
Conviction is Fanaticism
Christian Creeds/Prayers/Symbols are Discriminatory
Selective Segregation is Justice

What is an effective Christian response to a culture steeped in the postmodern doctrine of new tolerance?

A More Excellent Way = The Way of Love

Love as Christ loves you by recognizing, remembering and relating to each person as a human being created in the image of God and as a person for whom Christ died (Romans 5:8).

Love your neighbor as yourself (Matthew 22:39-40) which is defined as making the health, happiness, and spiritual growth of another person as important to you as your own. In Ephesians chapter five, we see sacrificial love (:25), great commandment love specific to marriage (:28), and love that nourishes and cherishes (:29). What does Nourish actually mean? To bring to maturity. To care for and contribute to the health and vitality of the whole person: mentally, physically, spiritually, and relationally. And Cherish means to protect from the elements and from harm: physically, spiritually, or emotionally. Christian love actually seeks to promote the good of another person (I Corinthians 13:6-7).

The new tolerance “Live and let live” is actually indifference, not love! Christlike love
does not just “hate the sin, but love the sinner,” but it also seeks to prevent the suffering and pain that evitably accompany disobedience. Max Lucado states “disobedience always results in self-destruction.” What real love does is grieves over the inevitable results of wrong behavior.

We also need to understand what love does not do

Love won’t ignore the truth: Hate is not the true opposite of love. Indifference is.


Love won’t minister condemnation. It won’t leave a person feeling condemned but will offer hope of forgiveness and restoration (John 3:17). We must consciously and consistently distinguish between the person and his/her beliefs, behavior, lifestyle and truth claims.
Aggressively live in Love: “You are my brother or sister, worthy of my loving acceptance and respect as an unimaginably valuable human being created in the image of God, a priceless soul for whom Christ died.”
Humbly stand for Truth: “Because I love you, I will humbly point to the truth about anything that threatens your happiness, health, and spiritual well-being.”

Always remembering that we cannot personally determine truth, we can only humbly point to what God says on the matter.

Love won’t neglect people’s needs, but looks beyond their sin and seeks to meet their needs (attention, acceptance, respect, etc.). Our mission here would be to seek out the lost and invite them into our homes, eat with them, exercise with them, sit with them when they are sick. While every sinner does need the Savior, we must not neglect the deep relational needs that must often be addressed before a non-Christian can even respond to Christ’s love and grace.

A look at the new tolerance and the church

57% of churched youth do not believe an objective standard of truth exists
53% of Bible-believing, conservative Christian adults do not believe in absolute truth
84% of first year Christian (university) students cannot intelligently defend or explain their beliefs
2/3 of 70% of Americans who say it is important to follow the teachings of the Bible reject moral absolutes

There are three places where the new tolerance is entering the church: in leadership, in the seminaries, and in the pews themselves.

Leadership: January 1998, Bishop Frank Tracy Griswold, the spiritual leader of 2.4 million Episcopalians, stated that the Anglican tradition possesses “a unique capacity of diversity... there are different dimensions of truth.”
Seminaries: A dean of a mainline divinity school said “each culture develops [its] own reality or truth” and when asked, replied that he does not believe in absolute truth. And perhaps more incredible is when he went on to say that he believes that what Hitler did was right in his culture but wrong in ours.
Church goers: Stress acceptance of differences, tolerate uncertainty, have a strong commitment to individulism, and accept that variety in truth claims is inevitable. Not only that, but they also are becoming more reluctant to make claims of ultimate authority for Christianity, few agree that salvation is only through Jesus Christ, and few agree that Christ is the only source of absolute truth!!

As soon as Christ’s kingdom comes to terms with the world, Christianity is abolished.
Søren Kierkegaard

By the Book: meaning vs. Significance

The meaning of a text never changes.
The significance of that text to me and others is flexible.

The problem is when we confuse significance for meaning, when the reader “creates meaning.” This reduces the Bible to a self-help manual and takes away its authority and power.

Some things we need to do:

Examine our own faith and practice. Do you regard the Bible as God’s inspired word? Remember, there is no substitute for a familiarity with and knowledge of the Bible.
The question is not “What does it mean to me?” The questions are “What does it mean?” and “How do I apply it?”
Resist attempts to decide what a text means but try instead to discern the meaning. Know the rules of Bible interpretation.
Parents: Do not delegate the Christian education of your children to the church. It is your responsiblity.

When the new tolerance threatens to destroy your church, remember that those in the
church are susceptible to the same needs as those outside: for acceptance, for affection, for approval, for attention, for support and for respect. We need to make the most of every opportunity to demonstrate that real Christian love trumps “tolerance” everytime, remembering that humility is the recognition that we all are no more than sinners saved by God’s grace.

In Conclusion...

It is good to always have in mind that Jesus answered his critics by dying for them as well as for his followers. As his followers, we can do no better than to selflessly love and bless those who oppose the church and the gospel.

Jesus did not only send the gospel
He did not just preach the good news
He became flesh
He came down to our level
He experienced humanity
He lived amoung us
He hurt with us
He cried with us
He laughed with us
He gave his life for us.

Since Christ lives in us, we have the power to live our lives such as to impart the Word of truth relationally as well as with our words. We need to demonstrate that Christ is both evidentially credible and relationally relevant.

Develop Community – John 13:34-35
Show Compassion – Psalm 146:5-9, II Corinthians 1:4
Protect Creation – Genesis 1:28 and 2:15
Model Close Marital and Family Relationships – Ephesians 5:25-31
Offer a Compelling Personal Testimony – Revelation 12:10-11


Material sobre postmodernismo

1 comentarios

El siguiente es un resumen del libro “El desafío postmoderno”, de Salvador Dellutri.

Para poder analizar mejor al postmodernismo, es necesario saber un poco de historia, en especial la transición del medioevo a la modernidad.

Los escolásticos (edad media) consideraban como el principal de los sentidos al oído, y por ello priorizaban el escuchar las tradiciones y la sabiduría. En cambio, los renacentistas pensaban que más importante era la vista, con la que podíamos captar la realidad y observar los fenómenos. Galileo lo expresa a la perfección cuando afirmó que “el ojo corrige lo que llega por el oído”. Ante esta nueva realidad los religiosos quedan desfasados y la fuente de la sabiduría pasa del teólogo al científico.

Hubieron dos rupturas: la religiosa y la filosófica. En este último punto, Descartes es fundamental porque afirma que la razón manda, desechando el aporte de los sentidos, aunque Locke corrige diciendo que la experiencia tiene validez. Estos dos criterios se fusionan creando el pilar fundamental de la modernidad: razón y experimentación.

Se inició una época de fascinación por lo novedoso, queriendo destruir el pasado (representado en la forma de la monarquía y la iglesia) y apareciendo la secularización, donde la religión pasa a ser un asunto netamente individual y privado. Surge la idea de progreso (como fuerza irrefrenable y redentora), la visión optimista de la vida y el desarrollo de las ideologías, que buscan en esencia la felicidad del hombre (liberalismo, comunismo, etc.).

Sin embargo, hubo reacciones a la modernidad. El romanticismo (que enfatiza los sentimientos), la generación beat (la negación del materialismo y la política, resalte de la espontaneidad y la austeridad) y el hippismo fueron manifestaciones de oposición, aunque ninguna como el existencialismo. El resultado de todo es la certeza del fracaso del proyecto moderno: las ideologías han fracasado (el capitalismo es salvaje y polarizado, la filosofía ofrece la nada y el vacío) y por ello se dice que los metarrelatos no son validos.

¿Qué características tiene la postmodernidad?

Primero, el materialismo y utilitarismo. El ser es reemplazado por el tener.

Segundo, el adiós a los metarrelatos.

Tercero, la fragmentación de la verdad. No hay verdad absoluta, hay fragmentaciones de la verdad y estas pueden llegar a ser hasta contradictorias. En religión se tiende al sincretismo.

Cuarto, la ética consensuada, que no se basa en principios sino en estadísticas (manda lo que cree la mayoría).

Quinto, la conciencia de la realidad aplastante. El hombre ya no se siente protagonista y no cree en las posibilidades de cambios profundos. Tiene la sensación de depender de poderes que no le dejan alternativas. Existe ahora una hiperpotencia, un hiperterrorismo, hiperempresas, hipercomunicaciones, hiperdelincuencia, etc.

Sexto, el pensamiento débil, que se basa en verdades relativas.

Séptimo, vivir al límite, sin pasado, sin meta a largo plazo. ¡Hay que vivir la vida!

Algo definitivo es que existe espiritualidad, y muy fuerte, y ataca al racionalismo, pero es difusa, sin buscar absolutos, con doctrinas sencillas y ética fácil. Hay un retorno al pensamiento mágico, sin trascendencia ni pensamiento del más allá, sólo una búsqueda de salud, dinero y amor. ¿Por qué esto? Por el desencanto.

Nietzche habló de lo dionisíaco, el centrarse en el aquí y ahora, y esto se aplica en la diversión como descontrol y la música como adoración al ídolo. El baile ha migrado de arma de seducción a fusión con la multitud, y la moral se ha disuelto. “Todo me da igual”.

¿Qué hacer? Dellutri propone no ser una burbuja y rescatar el sentido épico de la fe, abandonando el aburguesamiento para tomar una actitud militante, racional, contestataria y profética. Hay que ver lo positivo del postmodernismo (el pacifismo, la ecología, el feminismo, la emotividad), trabajar en la forma de la comunicación del mensaje del evangelio y tener cuidado con las modas teológicas, el pensamiento débil (desconocimiento de la doctrina, debilitamiento de las convicciones) y la tendencia a lo dionisíaco (énfasis en el sentimiento, sobre todo en la alabanza).

21 octubre 2006

1 comentarios

Jesus Adrian Romero - Mi Universo

me encanta esta canción... quería compartirla con uds :)

16 octubre 2006

Resumen Reunión 12 de Octubre

4 comentarios

Hablamos sobre los cristianos y la política.

Tuvimos como invitada a Débora, una estudiante de Sociología de la Universidad Católica que esta desarrollando su tesis en el papel de los evangélicos en la política peruana. Tuvimos importantes e interesantísimos aportes de su parte para ayudarnos a entender como es que se ha movido ese tema a lo largo de los años. Pudimos llegar a las siguientes conclusiones

  • Es legítimo que los cristianos encuentren espacios a través de los cuales puedan involucrarse en política, sin embargo, consideramos que los cristianos deben encontrar diferentes plataformas en la sociedad para manifestarse como líderes de opinión y con capacidad de representatividad. Encontramos poco legítimo que los líderes de la iglesia usen a la misma como plataforma en busca de una representatividad. Creemos que el liderazgo de los creyentes en la sociedad se debe dar por intermedio de sus profesiones y dones como agentes del Reino de Dios y no como "líderes espirituales" dentro de la iglesia, eso no capacita para ser un agente de cambio representativo en la sociedad. Vimos ejemplos claros de esa situación en personas como los congresistas fujimoristas Siura y Abanto. Por otro lado, vimos también un gran ejemplo de un cristiano que servía a su comunidad y que por lo tanto fue elegido como representante sin el cliché de ser evangélico, José Ferreira.
  • Hablamos también de la filiación religiosa y de que independientemente de a cual pertenezcamos, la búsqueda de la justicia debe ser fundamental para poder representar a una comunidad y a la vez ser de un buen testimonio intentando acercar el Reino de Dios a nuestra sociedad.
  • Hablamos del servicio social como un requisito fundamental para lograr representatividad en la sociedad (no hacerlo en busca de "ganártelos") sino mas bien en el sentido de hacer lo que Jesús vino a hacer, servir a la gente. Es en este punto donde la fe en Jesús y la política adecuadamente desarrollada convergen, en servir.
  • Hablamos también de la creación de partidos políticos cristianos. Encontramos a través de la información disponible en ese momento que lastimosamente tienden a reproducir los modelos eclesiásticos verticales de las iglesias locales en el mismo partido, quitando representatividad y limitando el acceso al candidato por parte de los militantes.
  • En otro momento hablamos también de las instituciones evangélicas y su papel como representantes de la comunidad evangélica en la sociedad. Nos preguntamos por qué dentro de un sistema democrático, los representantes de los evangélicos en la sociedad no son elegidos democráticamente. Tal es el caso del CONEP que opina de la democracia y brinda comunicados a nombre de los evangélicos sin que los evangélicos puedan elegir a sus integrantes de manera democrática.
  • Finalmente hablamos de casos puntuales de antecedentes de la participación evangélica en el poder legislativo en el que los evangélicos no cumplieron su labor de legislar, representar y fiscalizar y en lugar de eso propusieron proyectos de ley como el de las minifaldas por parte del congresista Abanto. Creemos que este tipo de situaciones se deben a una falta de cosmovisión para poder afrontar con amplitud de criterio la labor de un representante político. Esta cosmovisión debe permitir al político evangélico ver que hay cosas mas importantes que solucionar en el país que el hecho de que las mujeres en su libre derecho se vistan como mas les guste.

15 octubre 2006

Detras de camaras

0 comentarios



Ayer porfin grabamos nuestro primer programita en la tele... en la foto estan Marcos y Abel (luego de ser maquillados jijiji) haciendo la prueba de microfono respectiva...
el programa saldrá el sabado a las 4pm en el canal 42 UHF...
un buen comienzo no creen? =)

Y llegó la la hora de la TV...

0 comentarios

Finalmente lo hicimos. Vean el resultado el sábado 21 de Octubre a las 4:oo pm en el canal 42 (Pacífico)



Saludos,

12 octubre 2006

Alguito sobre Cristianos y Política

1 comentarios

En el pasado, un sinnúmero de cristianos han incursionado en la política tanto a nivel nacional como a nivel internacional, es del caso nacional del que nos intentaremos ocupar este jueves, sin embargo, será interesante tener un tiempo en el que podamos conversar y sobretodo informarnos acerca de la mecánica estado-religión en los Estados Unidos. Si se puede hablar de un país donde la participación cristiana en política es casi total y hasta decisiva, es ahí.

En lo referente al Perú, acabo de terminar de leer un excelente libro llamado “La Seducción del Poder” de Darío López que es un análisis muy interesante acerca de la participación de los evangélicos en diferentes ámbitos del aparato político especialmente en la década de los 90s.

Intentando hacer un poco de resumen acerca del libro y de las preguntas que me gustaría podamos discutir este jueves, empezaré comentando que a lo largo de la aparatosa historia política semi-democrática del Perú, antes de las elecciones generales de 1990 en donde Alberto Fujimori fue elegido Presidente, solo hubieron casos aislados de políticos evangélicos que incursionaron en la gestión pública. Resaltan el caso de José Ferreira, senador y diputado en múltiples ocasiones por el departamento de Pasco, persona por la que solo puedo tener palabras de halago después de leer una breve narración de su vida que estuvo plagada de un sentido de ayuda y servicio a su comunidad y sociedad. En 1962 se afilia al APRA en donde se convierte en discípulo directo de Ramiro Prialé. Por otro lado destaca la figura del ingeniero y pastor Pedro Arana, discípulo de Ferreira, miembro de la asamblea constituyente de 1978 también por el APRA.

Después de estas 2 breves pero resaltantes incursiones en política, sucede el llamado “boom evangélico” en las elecciones de 1990 donde 17 congresistas evangélicos son elegidos como representantes tanto en filas del oficialismo como de la oposición logrando incluso la segunda vice-presidencia del congreso. En ese momento se especula acerca de la capacidad para elegir representantes del pueblo evangélico y se llega a dar por sentado que el apoyo de los evangélicos a la candidatura de Fujimori fue el determinante que le dio la posibilidad de disputar la segunda vuelta electoral e incluso lograr la victoria por encima de Mario Vargas-Llosa. Según López, tal afirmación es imprecisa y poco creíble pues para las elecciones de 1990 el Perú contaba con cerca de 10 millones de electores hábiles de los cuales tan solo 500 000 eran evangélicos según las aproximaciones mas optimistas. A este cálculo se le debe sumar el hecho que dado que los congresistas evangélicos elegidos no fueron solo del partido de Fujimori, se deduce que no todos los evangélicos votaron por él, mostrando entonces que no es posible que ellos llevarán a Fujimori al poder como algunos analistas afirman.

Durante el periodo democrático de Fujimori no hay casi nada destacable de estos congresistas que rápidamente vieron cortadas sus inicios de carreras políticas por el autogolpe del 5 de abril de 1992. Frente a este hecho me quiero detener un momento y resaltar ya no tanto la labor política de los congresistas evangélicos sino más bien de instituciones evangélicas como el CONEP y AGEUP. El CONEP en un comunicado de prensa con fecha 9 de abril de 1992 deploró públicamente ese acto anti-democrático por considerar que era una “ruptura del orden constitucional” sin embargo, que el CONEP deplorara este acto no quería decir necesariamente que fuera el pensamiento general del pueblo evangélico, de hecho, en un debate en el congreso de la república en 1993, el congresista evangélico Gilberto Siura, de quien nos ocuparemos mas adelante, se refirió al 5 de abril como “el glorioso 5 de abril”. Este hecho nos muestra un aspecto muy significante de la posición de la iglesia evangélica dentro de la sociedad, en primer lugar, el evangélico como ciudadano con una opinión personal que dentro de un aparato democrático es tan valedera como cualquiera otra y en segundo lugar, la iglesia como institución, “representante” de la voz de los evangélicos en la sociedad. La pregunta que me gustaría plantear hasta este momento del escrito es la siguiente, ¿es legítimo que una institución (CONEP, AGEUP, etc.) se manifieste en el escenario público y político como la voz de los evangélicos en temas sociales? Yo tengo una posición específica al respecto que me gustaría podamos debatir el día jueves, pero plateo la siguiente contra-pregunta ¿es legítimo que en instituciones en las que no se vota por los representantes de manera democrática, se les permita elevar su voz como representantes de un sector de la sociedad civil?

Para continuar con el debate me gustaría que podamos opinar respecto a las actuaciones como legisladores de congresistas como Gilberto Siura, Alejandro Ruperto Abanto y Pedro Vílchez Malpica, para hacer un breve resumen de su labor, podemos decir que Gilberto Siura fue uno de los congresistas del oficialismo que mas tenazmente apoyo el régimen de Fujimori después del auto-golpe de 1992, apoyo tenazmente la ley de Amnistía para los militares que cometieron delitos contra los derechos humanos que se aprobó en el congreso en 1995, entre otras cosas. Respecto a ese tema podemos citar sus siguientes palabras: “Con la amnistía se va a lograr la reconstrucción nacional (…). Hoy no estamos buscando culpables sino estamos buscando la reconciliación a través del uso de una facultad que nos confiere la Constitución: el derecho de amnistía (…). Quienes gozamos de la gracia de Dios también sabemos ejercer el perdón. Quienes se crean libres de pecado, seguirán tirando piedras de odio y venganza como se quiso hacer con la mujer samaritana. Que el que no tenga pecado, pues sea el primero en tirar la primera piedra. Pero, hoy yo elijo el perdón, la paz y la piedad. Repito las palabras que dijo Jesús a la mujer samaritana: “Ninguno te condenó, pues ni yo te condeno. Vete y no vuelvas a pecar más”.

Respecto a Alejandro Ruperto Abanto, se puede decir que fue un congresista que pasó mas que inadvertido durante toda su legislatura, casi no planteó ningún proyecto de ley y se dedicó mayormente a “hacer el amén” a todo lo que el régimen fujimorista del momento proponía, sin embargo, salto a la fama en 1998 con un proyecto de ley que prohibía el uso de la minifalda en las instituciones públicas y privadas de concurrencia pública. Este proyecto de ley fue calificado como “la ley contra la tentación”, citaré un pasaje de un medio de comunicación de la época al respecto: “Alejandro Abanto Pongo abandonó su perfil bajo, casi anónimo y decorativo, para saltar a la “fama”. El Trampolín: una minifalda. En menos de un día, concedió mas de 10 entrevistas, piso sets de televisión, habló en la radio (…). Fue el centro de la noticia. O en otras palabras, fue la vedette de la semana.”.

Lo que se evidencia en casos como estos de representantes políticos evangélicos es que entraron en política de una manera improvisada, para hacer uso de la misma del mismo modo o hasta peor que los políticos tradicionales y que en momentos intentaron “excusar” sus acciones desde un punto de vista teológico. Se sabe también que el gran apoyo de ciertos sectores evangélicos que poseían pasaba mayormente porque se llenaron de asesores evangélicos a los cuales les concebían favores en asuntos públicos para uso personal o para uso de la congregación en general. Me gustaría que opináramos respecto al argumento esgrimido en muchas ocasiones por sectores evangélicos que decían que dichos representantes eran “colocados por Dios”. ¿Creen qué Dios coloca a este tipo de personas en el aparato político con algún fin en particular? ¿O creen qué los cristianos estamos todos llamados a participar en la sociedad y por ese motivo tendríamos que colocarnos a nosotros mismos en esos lugares? ¿Es beneficioso o es perjudicial para la imagen de los evangélicos que participemos en política? Y en esta última pregunta no dejemos de tomar en cuenta el caso de José Ferreira. ¿Es beneficioso o perjudicial para la sociedad que los cristianos participemos en política?

Finalmente hay un aspecto final referente a temas políticos y de representatividad que me gustaría que toquemos. En el libro de Darío López se menciona el caso concreto de 2 grupos u organizaciones populares, los ronderos y las organizaciones de supervivencia (comedores populares, vaso de leche, etc.). El caso de los ronderos lo podremos comentar con mayor detalle el día jueves, pero para dar una idea deberíamos saber que un gran porcentaje de ellos eran evangélicos de las iglesias de las zonas atacadas por el terrorismo lo cual no es casualidad, tiene un motivo. El de las organizaciones de supervivencia es particularmente interesante pues ser un representante en este tipo de organizaciones es también un tipo de política. Se sabe de cristianos que decidieron abandonar la comodidad de su vida evangélica tradicional e involucrarse de manera activa en su comunidad, organizando los comedores, negociando los presupuestos, obteniendo donaciones, etc. y que fueron muchas veces desalentados por sus pastores que consideraban ese tipo de actividades como mundanas. ¿Es correcto qué un cristiano tome parte activa en la representatividad de su comunidad? ¿Es correcto que un cristiano tome las armas para defender a su comunidad? ¿O deberíamos quedarnos orando por los gobernantes y esperar que las cosas se solucionen? en caso decida tomar las armas, ¿Qué tipo de justicia se debe aplicar para las personas que mueran en esos casos? ¿Es correcto ante los ojos de Dios que un cristiano mate a un ser humano, así sea por defender a la comunidad?

En lo referente a un poco de actualidad, podríamos hablar también de los partidos políticos evangélicos, que a lo largo de la historia han demostrado tener una especie de “llamado oportunista” justamente antes de las elecciones, sin planes de trabajo concretos, sin perspectiva, sin políticas de gobierno a largo plazo y apelando tan solo a la reserva moral con la que el pueblo evangélico cuenta (por ahora). Se ha evidenciado recurrentemente que siempre han carecido de personas con la debida preparación académica para ocupar cargos públicos y que generalmente han llevado como candidatos a pastores (con título). El caso mas reciente que no necesita aclaración ni explicación es el del pastor Lay y su “exitosa” candidatura a las elecciones generales de 2006 en la que se llevo el apelativo del “mas grande de los chicos” superando la valla electoral y colocando congresistas en el congreso, cosa que no pudo lograr el partido de gobierno en ese momento Perú Posible. ¿Debemos los cristianos formar partidos políticos cristianos?¿o los que tengan el llamado a incursionar en política deberían hacerlo desde los partidos políticos tradicionales?¿qué hacer en un partido político cristiano que llevará siempre la bandera de la honestidad cuando ocurran casos de corrupción?¿estamos de acuerdo con la candidatura de Lay?¿esta bien que se presente como el representante de los evangélicos?¿esta bien que se le considere el representante de los evangélicos?¿es la creencia religiosa necesariamente un elemento de afinidad política?. Preguntas para meditar que conversaremos con mayor detalle el día jueves.

Colapso

10 octubre 2006

Un enlace adicional

0 comentarios


Es bueno saber un poquito de historia. Este artículo:

http://www.libertadperu.org/biblioteca/candidatoevangelico_csanchez.htm

Fue escrito a propósito de la candidatura de Humberto Lay a la presidencia del Perú.

Saludos,


Abel.


Imagen: www.agenciaperu.com

Enlaces para la reunión del Jueves 12 de Octubre

1 comentarios


Sobre cristianos y la política vale la pena analizar el caso norteamericano y, en particular, el de George Bush. Los siguientes enlaces pueden ser de utilidad:

www.fespinal.com/espinal/castellano/visua/es126.htm

http://servicioskoinonia.org/logos/articulo.php?num=104

Saludos,

Abel.

03 octubre 2006

algo sobre el Genio Maligno

2 comentarios

hola gente, aca pongo un link que enconte sobre el tema

http://www.bu.edu/wcp/Papers/Mode/ModeMore.htm


nos vemos el viernes!
Franccesca

Followers

 

Enderezando la senda. La plantilla es la Revolution Two Church theme diseñada por Brian Gardner, convertida a Blogger Template por Bloganol dot com | Distribuida por Deluxe Templates