01 febrero 2007

La Pena de Muerte


El día de hoy, el debate girará entorno a La Pena de Muerte que tanta polémica ha creado en nuestro país en los últimos días y la posición que deben tener los cristianos frente a ella. ¿está bien que un creyente esté a favor de la pena de muerte? En ese sentido, creo que de manera consensuada llegaremos sin problemas a la conclusión de que, al menos los creyentes que estamos ahí, no estamos de acuerdo y no creemos que esté bien estar de acuerdo, sin embargo, creo que el corazón del debate puede girar en torno al ¿Porqué?.
En la Biblia encontramos un sinnúmero de ejemplos en los que Dios manda matar a determinadas personas, en el antiguo testamento, esta estipulada la ley del Talión además de referencias explicitas a personas que deben morir en determinados delitos. El mismo Dios mata a algunas personas por sus delitos, tanto en el antiguo como nuevo testamento (Ananías y Safira). ¿No estará de acuerdo Dios con la pena de muerte?. En ese sentido y para profundizar más acerca de esos puntos específicos de la ley, encontré el siguiente escrito que sería interesante que le demos una ojeada nomás pues es bastante extenso.

http://www.atrio.org/?p=143

Sin embargo, encontraremos posiciones diferentes a la nuestra, en la que cristianos están a favor de la pena de muerte y ellos tienen sus argumentos y para muestra, les coloco el siguiente link que también es bueno que leamos pues si no estamos de acuerdo con algo, debemos primero saber escuchar sus argumentos y luego saber decir porqué no estamos de acuerdo.

http://antesdelfin.com/resp0137.html

En lo referente a nuestro país, he encontrado un par de cosas interesantes a raíz de lo que se ha hablado de la desafiliación de la Corte Interamericana de San José. La corte dice que todo país suscrito a sus tratados no puede restringir derecho, como en este caso el de la vida, en la evolución de sus leyes, constituciones y demás. Para ponerlo en cristiano que yo mismo no lo se explicar bien pues de jurista tengo poco o nada, si mi constitución dice que se aplica la pena de muerte para terrorismo por ejemplo, ese país puede pertenecer a la Corte, sin embargo, no puede aplicar esta pena que atenta contra los derechos humanos a mas delitos, como por ejemplo, la de violación a menores, al contrario, lo que busca la Corte es que los países tiendan a eliminar este tipo de castigos. Ahora bien, me encuentro con una situación interesante al leer las constituciones tanto del 79 como del 93. Reproduzco:

1979
Artículo 235
.­No hay pena de muerte, sino por traición a la Patria en caso de guerra exterior.

1993
Artículo 140.-
La pena de muerte sólo puede aplicarse por el delito de Traición a la Patria en caso de guerra, y el de terrorismo, conforme a las leyes y a los tratados de los que el Perú es parte obligada

¿No les parece que en esta ocasión en lugar de avanzar, retrocedimos? Se amplió la cobertura de la pena de muerte, ya no solo al caso de traición a la patria en caso de guerra sino también al de terrorismo, lo cierto es que este artículo nunca se legisló y por lo tanto nunca se ha condenado a nadie a muerte por terrorismo, sin embargo no deja de ser posible pues la constitución lo permite. Ahora, para mi resulta una incongruencia que ambas constituciones tienen los siguientes artículos:

Artículo 1.- La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado.
Artículo 2.- Toda persona tiene derecho:
1. A la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y física y a su libre desarrollo y bienestar. El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece.

¿No les parece que ese derecho rige también para un reo, por más horrendo delito que haya cometido? Me parece que como creyentes en un evangelio trascendente en el tiempo y que es supra-cultural, debemos plantearnos la postura que debemos tener frente a un tema como este en el amplio y complicado contexto de nuestro país.

Finalmente para redondear ideas y yo creo que aquí tenemos un par de cosas para debatir ampliamente esta noche, me gustaría colocar parte de las conclusiones que coloca el autor del primer escrito que coloqué mas arriba, las encuentro tan buenas que quiero reproducirlas totalmente.

“Dicho eso, a manera de conclusión, debemos añadir que el gran problema de nuestro tiempo no es la pena de muerte jurídica, aunque hay “grandes países” como Estados Unidos y China que la practican como macabra “generosidad”. El tema y vergüenza de nuestro tiempo es la pena de muerte callada que el sistema capitalista impone sobre una gran parte de la humanidad: casi un tercio de los hombres y mujeres de la tierra viven bajo la amenaza de la pena de muerte por razones económicas y sociales, que provienen del orden económico, sacralizado por algunos. Los “buenos” estados del mundo, con el sistema político global, no tienen que condenar a muerte a nadie, de un modo exterior: no emplean cámaras de gas, ni tiros en la nuca, ni sillas eléctricas… Hacen algo más “limpio”: dejan morir a la gente, de hambre y miseria, mientras otros despilfarran, comen y gastan sin control alguno aquello que a otros les salvaría de la muerte.Un filósofo nada sospechoso de “piedad cristiana” afirma que nuestro gran barco trasatlántico capitalista “atraviesa de parte a parte un mar de ahogados, con trágicas turbulencias en los costados de la nave y, a bordo, angustiosas conferencias sobre el arte de lo posible” (P. SLOTERDIJK, En el mismo barco, Siruela, Madrid 2000, 21). Sobrevivimos en nuestro trasatlántico, en medio del gran diluvio de un mundo amenazado de muerte, dejando que mueran en el mar (¡ellos tienen la culpa!) millones y millones de personas. Este descubrimiento nos hace ver con otros ojos (¡casi con ojos de piedad!) los casos de pena de muerte en Israel y, sobre todo, nos invita a plantear de un modo distinto los temas y retos de la vida, en línea de solidaridad, abriendo el barco de la vida para todos. Para ello necesitamos una nueva sabiduría, un evangelio radical, fundado en Jesús, el condenado a muerte. Precisamente en Jesús, condenado a muerte, descubrimos los cristianos el poder de la gracia de Dios que perdona y nos capacita para compartir caminos de vida entre todos los hombres. El tema sigue abierto, la reflexión bíblica nos invita a plantearlo con radicalidad, dentro de un mundo en el que condenamos a muerte a muchas formas de vida, poniendo en riesgo la misma estabilidad y vida del planeta”

¿Qué estamos haciendo frente a esta "pena de muerte"? creo que esa sería la pregunta desafiante

Colapso

0 comentarios:

Followers

 

Enderezando la senda. La plantilla es la Revolution Two Church theme diseñada por Brian Gardner, convertida a Blogger Template por Bloganol dot com | Distribuida por Deluxe Templates