16 abril 2007

Resumen reunión 11 de Abril del 2007


El miércoles 11 de Abril conversamos, bajo la moderación de Jorge, sobre los cristianos y la adoración.
Santa Cena
Daniel Villón nos dirigió en la Santa Cena que tuvimos el miércoles pasado. No lo hizo de la manera tradicional sino que nos motivó a recordar el sacrificio de Cristo no con actitud de tristeza, como si hubiera quedado muerto en la tumba para siempre, sino con alegría y gozo porque resucitó y está a la diestra de Dios, rompiendo el protocolo al pulverizar los rostros adustos y las proclamas severas con tufillo a homilía con un agape feliz de pan y vino que conmemora la victoria tras la muerte del Salvador y Rey de Reyes.
El cristiano y la adoración
Los links previos enviados por él hablaban sobre la adoración tradicional, típica en nuestras iglesias, hijas de una hermenéutica específica, el concepto al que estamos acostumbrados.

La pregunta inicial es: ¿Quiénes somos nosotros? ¿Carne, un número de DNI? ¿Cristianos con un número de diezmo? Como cristianos, sabemos que somos algo fundamental: Creación de Dios, "hechura suya creado para buenas obras", una obra personal, como un poema inspirado, y con una misión; Entes materiales y espirituales, rodeados de un mundo invisible que suele ser dejado de lado debido a la cotidianeidad.

¿Dónde entra la adoración? En mi conciencia de ser poema de Dios, de ser parte de su misión y al hecho que Dios nos llama a caminar con él. Dios nos habla siempre, su presencia es permanente ("yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo"), pero nosotros no lo tomamos en cuenta, no escuchamos. Dios habla a través de la creación completa: el campo, el atardecer, todo y, por ello, debemos aprender a contemplar nuestro alrededor. La pregunta es: ¿Cuánto contemplamos la maravillosa creación de Dios? ¿Nos conmueve un atardecer? ¿Una luna llena? ¿Nos emociona una vista nocturna de las estrellas, o el canto mañanero de las aves en el jardín de la casa o el parque de enfrente? Si no, ¿por qué hemos ignorado esos elementos de comunicación de Dios?

Somos hechura de Dios, él es espíritu, nos habla permanentemente y este mensaje debe llenarnos de su presencia, de su existencia y su poder. Aquí nace la adoración. Dios habla, yo escucho y contemplo, yo adoro. No en la musica, en los instrumentos musicales, eso es secundario y derivado. El ser concientes de que está aquí y ahora debe tener una reacción en nosotros: el reconocer que es más poderoso, que nos ama, que se comunica con nosotros. ¡Y por eso, le adoro! Por ello, algo debemos hacer: acercarnos. él está pendiente, "preparando el desayuno para nosotros". Él, infinito, requiere algo de nosotros, finitos; él, finito, nos ofrece intimidad, cercanía, amor.

1 comentarios:

UNA CRISTIANA ALOCADA on 11:05 a. m. dijo...

AMEN!!
Y como dice un canto: MI mejor adoracion es mi obediencia.

Followers

 

Enderezando la senda. La plantilla es la Revolution Two Church theme diseñada por Brian Gardner, convertida a Blogger Template por Bloganol dot com | Distribuida por Deluxe Templates