17 enero 2008

Enamoramiento II

1 comentarios

La semana pasada tuvimos una muy interesante conversación sobre el enamoramiento. Primero pensamos en general sobre las muy diversas formas de relación "amorosa" entre los hombres y las mujeres: agarres, choques y fugas, amigos cariñosos, relaciones secretas, noviazgo como enamorados, noviazgo como novios, etc, etc. Ante todo ese escenario viene la pregunta: ¿Todas estas formas son válidas para los cristianos? Pensamos en voz alta que no, que las eventualidades entre cristianos no son óptimas, que la idea es iniciar relaciones pensando no sólo en lo placentero del momento.

Ahora, ¿cómo debe ser el "arte de amar" cristiano? ¿Debemos seguir el contrato social que sigue la sociedad peruana? (me gustas, me declaro, me aceptas, estamos, terminamos) ¿Debe autorizarnos el pastor? ¿Los padres? ¿La iglesia? No concluimos aquí. Más bien, nos centramos en el siguiente punto: Yugo desigual, ¿qué significa? ¿parejas sólo entre cristianos? Eso nos enseñan. Entonces, ¿quiénes son cristianos??? ¿entran en mi categoría:

-alguien de la Alianza?
-alguien de la Iglesia Presbiteriana?
-alguien metodista?
-alguien pentecostal?
-alguien carismático?
-alguien luterano?
-alguien adventista?
-alguien católico?
-alguien ortodoxo?
-todos los anteriores?
-sólo algunos de los anteriores?

Allí nos quedamos dándole vuelta al asunto (¿hay problemas en un matrimonio entre católico-evangélico? ¿y en el carismático-aliancista?). Queda pendiente la interpretación correcta de yugo desigual y la definición de "cristiano", para seguir avanzando. Algunos piensan que sí es posible estar con alguien no cristiano pero si éste muestra apertura al evangelio. Otros nos mencionaron varios casos de problemas amatorios, y varios contamos algunas de nuestras experiencias previas.

¿Qué mas se mencionó? Los que estuvimos podrían añadir a este corto resumen.

Nos vemos mañana para seguir conversando sobre este tema.

Saludos,

10 enero 2008

Enamoramiento I

0 comentarios

El tema del enamoramiento en la iglesia cristiana es más complejo de lo que parece. La praxis es variopinta, desde los extremos en los que la pareja ni siquiera puede tocarse, hasta la libertad casi total. Hay varios elementos saltantes: la autorización (o, al menos, la venia) paterna-pastoral, un período de oración y meditación (que puede llegar a los varios meses) por parte de ambos, una visión preferente hacia el matrimonio, restricciones a las relaciones entre adolescentes, igualdad "espiritual" entre la pareja (un/a líder no puede estar con alguien recién llegado), relación exclusivamente cristiano-cristiana (el muy famoso yugo desigual), si eres pastor es necesaria una perspectiva ministerial de tu pareja, la mujer como "idónea" del hombre, etcétera.

¿Es eso correcto? ¿Podemos encontrar una perspectiva bíblica al respecto?. Si la hay, ¿Cómo se configura? ¿Es como nos dicen? ¿Qué tanto hay de enseñanza de Dios y de enseñanza humana en este tema?

La idea mañana es conversar sobre lo que pensamos al respecto. Luego profundizaremos más sobre el enamoramiento cristiano.

Saludos a todos

Followers

 

Enderezando la senda. La plantilla es la Revolution Two Church theme diseñada por Brian Gardner, convertida a Blogger Template por Bloganol dot com | Distribuida por Deluxe Templates